Revive el primer webinar de Ucampus Ver ahora

Columna de opinión: La educación online y el fortalecimiento docente

Fotografía de Paula Riquelme

En la Universidad Andrés Bello, como para todas las instituciones de educación superior, el proceso de enseñanza y el aprendizaje nunca más volverán hacer iguales que antes de la pandemia.

Como lo han planteado nuestras autoridades, desde hace una década, en diferentes instancias la institución ya venía trabajando, en segmentos específicos, la implementación de la educación online y para este año había tomado la decisión de avanzar en esta área. Para ello se adoptó a nivel institucional una plataforma de gestión del aprendizaje y se diseñó un plan de habilitación tecnológica y pedagógica para formar a los docentes, con el propósito de implementar de forma progresiva esta modalidad de enseñanza.  

Claramente la pandemia hizo que se acelerara la adopción de las nuevas tecnologías y los escenarios virtuales de aprendizaje, como medio de impartición de la docencia a nivel institucional. Nuestra Universidad no estuvo exenta de las múltiples demandas en la adopción masiva de educación online, siendo el gran desafió comprender las diferencias entre los escenarios de la docencia presencial y la virtual. En este contexto, la Universidad tomo como primera medida fortalecer sus estrategias para habilitar a sus docentes tanto en el uso de la plataforma, así como en aspectos pedagógicos de la enseñanza virtual, en el contexto de pandemia, implementando una ruta formativa de aprendizaje digital en la cual los docentes tienen la posibilidad de certificarse en tres niveles —inicial, intermedio y avanzado—. Esta estrategia nos permitió, de manera progresiva instalar competencias docentes para la implementación de la enseñanza online de emergencia.

Como un mecanismo de aseguramiento de la calidad, una vez iniciado el semestre, se aplicaron encuestas que permitieron, por una parte, conocer la percepción de distintos actores, respecto al   proceso de implementación de esta forma de docencia no presencial, y por otra, desarrollar un plan de acción para abordar aquellos aspectos que se presentaban como más descendidos. Estos aspectos se relacionaban con las estrategias de interacción, las actividades de enseñanza activas en modalidad online, la organización de las sesiones sincrónicas y las formas de evaluación. Considerando esta información se implementaron medidas focalizadas por facultad y carreras, acompañando por medio de talleres online, webinars y salas de consultas, tanto a docente como estudiantes. Junto a lo anteriormente planteado se ofrecieron un conjunto de cursos desarrollados y ejecutados de manera conjunta con la Universidad de Deusto, Universidad Tecnológica de Monterrey y la Universidad de Miami, en aspectos específicos de educación virtual, con el propósito de fortalecer las oportunidades de aprendizaje en ambientes virtuales.

Sin duda, en la implementación de la enseñanza remota, nuestro cuerpo académico ha identificado oportunidades para el desarrollo de la innovación educativa, producto del fortalecimiento de sus competencias docentes. Ejemplo de ello son las experiencias en teleatención y la telesalud, que han permitido a estudiantes de las carreras del área de Educación y Ciencias Sociales, Química y Farmacia, Terapía Ocupacional, Kinesiología, Fonoaudiología, Enfermería, Derecho, Medicina y Nutrición, entre otras; interactuar de una forma diferente con sus prácticas profesionales y lograr las metas de aprendizaje planificadas. Asimismo, hemos constatado el esfuerzo que han realizado grupos de académicos, pertenecientes a departamentos, carreras y programas, que han aprendido a utilizar herramientas tecnológicas para favorecer el aprendizaje en línea, tales como, el uso de software para la enseñanza de la anatomía, el uso de simuladores para carreras de ingeniería, el uso de la metodología Hyflex para diferentes carreras del área de la salud, el uso de aplicaciones para enriquecer la comunicación y evaluación de nuestros estudiantes, en otras iniciativas.

A modo de reflexión final, consideramos que la enseñanza virtual nos deja una serie de preguntas y desafíos, los cuales deberemos seguir analizando a nivel global en todas las instituciones de educación superior, debido a la acelerada irrupción de las tecnologías en los diversos ámbitos institucionales. Algunas de estas cuestiones se relacionan con, por ejemplo, de qué forma se estructurarán los programas de formación, para qué y cuán necesaria es la presencialidad en las actividades curriculares, de qué forma asegurar conductas éticas frente a situaciones de evaluación por parte de los estudiantes, cuanta flexibilidad se puede dar al currículum en este nuevo contexto de aprendizaje, de qué forma la simulación, el Hyflex, el aula invertida, el uso de recursos tecnológicos son efectivos para el logro de los aprendizajes de los estudiantes, cuáles son las competencias docentes, necesarias de acompañar en su desarrollo, para un aprendizaje efectivo y de calidad en esta modalidad de enseñanza.

Estas son solo algunas de las reflexiones y desafíos que deberemos emprender para modernizar nuestras propuestas formativas, en todos sus niveles, aquilatando el rol del docente en la planificación del proceso de enseñanza y aprendizaje. Centrando la enseñanza en el aprendiz, y el acompañamiento a los estudiantes por medio de procesos de retroalimentación que sean oportunos y efectivos. Logrando, finalmente, agregar valor a las actividades curriculares presenciales sincrónica, frente a las que ocurren de forma asincrónica.

Dra. Paula Angélica Riquelme Bravo
Vicerrectoría Académica
Directora General de Docencia
Universidad Andres Bello

Teléfono
+56 2 32477538
+56 9 87151650
Email
info@ucampus.cl
Dirección
Avda. Pedro de Valdivia 0193 Oficina 32.
Providencia, Santiago
Chile

Suscrí­bete a nuestro newsletter